SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 19 de julio de 2015

un estanque rectangular pequeño que vi a diario... Arcadio Pardo




Los gozos de la flor numeraría  La tanta amapola, anaranjada la de aquí,tinta y vivaz de luz la de los páramos,y pondría la prímula diversa que se agrupa arropada por las vallas,las margaritas, que nada piden sino las recojan las manos de los ángeles,las grandes, arracimadas hacia el sol en sus sitios elegidos;  y las vastas parcelas que he visto en Provenza de rojos tulipanesy de amarillos tulipanes del color del mistral,y también injertaría aquí los nenúfares que veo en los estanques cercanosy me recuerdan otros de un estanque rectángulo pequeñoque vi a diario en mi universidad los años de fervor; […] Arcadio PardoDe la lengua eclosión del crisantemoCalima Ediciones, 2010

Hace varios años llegó a mis manos este poemario de Arcadio Pardo: cuando leí de los nenúfares y el "estanque rectángulo pequeño que vi a diario en mi universidad los años de fervor", solo pude iluminarme y recordar yo también el estanque del jardín del Colegio Mayor de Santa Cruz, donde tanto jugué de pequeña. 
Recuerdo el año de la gran nevada y helada, de la que tanto ha escrito Eduardo Fraile en muchos de sus poemas, y que siempre discutimos si fue 1973 o 1972. Ese año, sobre el estanque helado, mi padre nos fue poniendo sobre el hielo, uno a uno, del hermano pequeño al mayor, para pasar luego mi madre y finalmente él. Y como veíamos que resistía nos reímos mucho y fue un gran día.

Ahora, por el contacto que mantengo con una doctorando cuya tesis está dedicada al estudio de  la obra de Arcadio Pardo, María Eugenia Matía, pude preguntarle por este poema y me confirmó que se refiere a ese estanque, y me aportó muchos más datos: Arcadio residió en el Colegio Mayor de Santa Cruz, antes de marchar a Francia, donde vive.

Y como he perdido el libro de Arcadio entre mis libros, ella también me facilitó amablemente el fragmento de poema, así como estas dos fotografías del estanque hoy.



Con mucho agradecimiento a Eugenia Matía