SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 3 de julio de 2011

Pero mi trabajo es constatar lo obvio (dice Roger Wolfe)



 la calle, tan cotidiana para mí, es un muestrario de troncos plateados de prunos. 

Me llama la atención un nuevo brillo, una humedad untosa que se desliza por un tronco abajo-






Como de una cicatriz abierta, brota ese espeso líquido desde el interior de la corteza, y me parece que estas gotas de ¿resina? se han abierto paso, han roto la corteza.







¿No sabía?, ¿no recordaba de otros años, al pasar, este otro discreto fenómeno sin importancia en el tronco del árbol?
 - uno más entre todos sus aconteceres tan callados -



Y la piel del tronco, con sus anillos,  descortezamientos anteriores -perdidas-, sus aperturas ya cicatrizadas,asperezas, nudos que son intentos de brotes




La piel del tronco, si me ve, lo hace indiferente a mi transcurrir, centrada en el suyo, ensimismada.


También distraído en su transcurrir, pasa el autobús.


porque mi oficio es constatar lo obvio  

-recuerdo así un verso de Roger Wolfe,  

que me aplico-.

Pero no,  lo que Roger Wolfe dice en "La última noche de la tierra" es: 

Pero mi trabajo es constatar lo obvio