SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

martes, 24 de marzo de 2015

Félix Orcajo ( la intemperie)










el muro se desliza  sobre las irregularidades del terrreno. 

(¿estamos dentro de / estamos fuera?)




  el muro se quiebra

 se abre








en un acodamiento
se abre en puerta y ventanas 

(hacia dentro hacia fuera 
hacia el campo hacia el lugar)

el lugar  de las obras









se abre en ventanas enmarcando un paisaje que ya está, señalando la intemperie en la que estamos







también hay en él  un murete, un pequeños lugar domésticos, a nuestra escala. un murete donde podría sentarme un rato a estar, estar sin más. Si no fuera porque las ramas me lastimarían. No es un muro ¿acogedor?





este es un no lugar intervenido por el artista Félix Orcajo, lugar nolugar donde ha plantado sus obras como árboles. Todo lo que allí se ve está contruido reconstruido.


Todo el lugar marcado y sin embargo

Todo está abierto, cualquiera puede entrar y transitar por allí, siguiendo caminos o no.

Y sin embargo sigue siendo un nolugar


Me inquieta que aunque es lugar abierto por todas partes, hay un punto, un edificio, taller, donde según nos acercamos se adensan los signos personales y me parece estar violando una intimidad.






Hay hitos




caminos 

y un sofá agujereado abandonado, lo  propio de un nolugar -salvo que éste es una obra de cemento



un pasaje o puente (o techo en el suelo)




un delicado redil para árbol







oquedades construídas -excavadas y forradas con cazuelas, platos, cuentos,  

recogerás lluvia. 

Si la pared del recipiente es de cristal, miraré  la vida de los insectos




fósiles atrapados en cemento- palomas muertas fraguando su proceso -el ajeno proceso de putrefacción, desecamiento, ahuecado-





otro resto de animal atrapado





Una larga pasarela zigzagueante construida con planchas metálicas










 dos estructuras de cobijo  hechas con ramas



 montículos con cráter




y mires donde mires todo es detalle,






a la intemperie, una escultura de metal y madera pintada - continuando el proceso del deterioro-



 y árboles, naturales y en confusión con los construidos













y un árbol intervenido -tronco trenzado- que casualmente también está allí








y un huerto o jardín cuidosamente trazado y cuidado
y el edificio, y detalles simpáticos o irónicos o chistosos -un buzón de correos a una altura imposible-


y más y más intervenciones y obras
en este nolugar habitado,
levantado, volteado y transformado



Intervenciones y obras cuidadosamente realizadas para evitar que el nolugar pierda ese carácter




y guarecer cuidadosamente su intemperie.




(Gracias a Javier García, El Huerto del Tertuliano, Nacho Gil, Maite Rodríguez y Félix Orcajo, que me condujeron hacia este emplazamiento deslumbrante)