SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 17 de julio de 2016

Teoría de vilanos


Teoría de vilanos

de botánica diletante

Diariamente al caminar de casa  al trabajo i/v, atravesando la monótona cuadrícula de la ciudad, se va abriendo a mi paso y mi mirada el mundo vegetal y animal de la ciudad: árboles en alcorques, plazas arboladas, parterres, enredaderas, altas choperas junto al río, parques tras verjas, parques abiertos, agua, cigüeñas en sus nidos, torcaces y anátidas en el corredor del río que atraviesa la ciudad.

Y malas hierbas, malas hierbas por doquier, en alcorques, grietas, en los márgenes, allí donde la mirada no se detiene complacida.

Todos ellos me van mostrando sus ciclos vitales en los que me siento inmersa. Incitan mi curiosidad. Quiero nombrar todos esos seres, entender su crecimiento, saber qué guardan dentro, cuál es su porqué.



vilanos

Los frutos del diente de león elevados sobre su tallo hueco me llaman: desearía agarrarlos, palpar su esfericidad vacía y maravillosa, hacer danzar le bola cubierta de pelusa en mis manos. Pero en cuanto los toco los rompo, vuelan deshaciéndose los vilanos, y con ellos mi deseo.


Tras algunos consejos consigo por fin atraparlos enteros, perfectos, y mejorar las técnicas de caza.






Vilanos flotando
lápiz de color / papel
29,8 x 21 cm.

O de lo que ocurre cuando se sopla un diente de león






dandelions espuchurrados
lápiz de color / papel
29,8 x 15 cm.

De lo que acontece cuando un airecillo encuentra un dandelion





dandelions deshaciéndose
lápiz de color / papel
29,8 x 15 cm.

De lo que queda cuando se ha agitado un diente de león





dandelion / diente de león 
lápiz de color / papel
29,8 x 15 cm.

A este no le ha ocurrido percance alguno.
Permanece igual a sí mismo.





Detalle



Diente de león   dandelion     dandelaion


Cazo otras especies de vilanos, como los senecios vulgaris o zuzones, hierbas canas, que se me abren en casa cuando estoy distraída, o los enormes de la barba de cabra, tragopogon porrifolius,  que recojo saltando cuando revolotean por las calles.






Apunte de senecio vulgaris arriba y cabeza del fruto del diente de león (abajo).






¿cómo se llama esa planta que parece
un diente de león pero no lo es?
lápiz de color  y  modelo real / papel
29,8 x 15 cm.

Un, dos, tres,  ¡PATACHOF!






Detalle de senecios vulgaris





nubicella de vilanos
lápiz de color / papel
29,8 x 21 cm. 



Nubicella detalle











Vilano grande: alzado
tragopogon porrifolius
lápiz de color / papel
29,8 x 15 cm.

Donde se representa el papus de la barba de cabra




Vilano grande: planta
tragopogon porrifolius
lápiz de color / papel
29,8 x 15 cm.

A este tipo de vilanos, como mejor se los caza es
al vuelo









Un dibujo de vilanos flotantes de senecio se me extravía escondido en una carpeta y lo olvido.



Un día ya no quiero dibujar más vilanos, sino "hacerlos". Y así hago:




Desfile de vilanos
Vulcanitos / corteza de platanus
1,7 x 8 x 4 cm. aprox.

desfilan los milanos con aire muy marcial





árbol
vulcanitos de diente de león / corteza de platanus
5 x 5,5 x 3 cm. aprox.




isla
Milanos de diente de león / corteza de plátano ornamental

4,5 x 7,5 x 3,3 cm. aprox









la montaña
papus de diente de león / corteza de castaña de indias
4,5 x 4 x 2,8 cm. aprox.

porque todos los seres quieren existir
(Pilar Rubio Montaner)






vilanos bailando en un hilo
vulcanitos de dandelion / hilo de seda
Algo más de 22 cm. de alto



vilanos papus milanos vuelitos abuelitos vulcanitos güelicos



Todas estas obras las hice en el verano de 2013, bien provista de lápices blancos y un porrón de afilalápices que siempre me dejan tirada o me fastidian las puntas, más largas pinzas deliciosas.

Todo ello en medio de la caló y conteniendo el aliento, evitando las corrientes de aire y los movimientos bruscos, mientras los vilanos revoloteaban libremente y se me enganchaban en el pelo y las ropas, para gran regocijo mío.... qué haces ahíiiii.

Lo expuse en La Curva en enero de 2014, tras pasarme unas navidades muy divertidas buscando contenedores de cristal heterodoxos donde exponer las obras sin que se volaran, más peanas y otros cachivaches expositivos.

A la exposición había que ir provisto de lupa y linterna para ver las miniaturitas.


Posteriormente este largo post se publicó en el blog de "La cabra se echa al monte" (Gracias!)

Este verano lo recupero de nuevo, moviendo con cuidado las cajas donde conservo, incólumes, las esculturas, tras haberme desprendido de todos los dibujos, y abriendo las cajas donde aún están, tiesos y perfectos, los dandelions que cacé entonces y aún conservo con cariño.