SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

lunes, 5 de octubre de 2009

lo que el viento trae



el viento trae estos días plumillas, plumas, plumones









pequeños puntos blancos en el cielo
revolotean en el aire y caen suavemente

 



 

entran en las viviendas, oficinas, tiendas
 




 

despeinadas, perfectas



silenciosas

 



empiezan a caer hojas verdes, amarillas, marrones

 





vienen con manchas ocres, pardas





deformándose





con superficios ondulantes


los bordes carcomidos


 tomadas por las manchas

















que ascienden entre sus nervios






















que las llagan




dibujan paisajes de puntos















 ascienden






cuero












hilos de moho






hacia la oscuridad





casi ya tomada






ennegrecida


























fibra y roturas


encaje desgarrado
















cerrándose sobre sí












herrumbrosa






nervios y retales





En el suelo se encuentran con lo que queda de las semillas










esos seres que llevan otros seres dentro











bolitas, cosas


 




 





se ha abierto

 


mostrando sus hilos interiores





filamentos, plumón


 


lo que la bola escondía








elgante pelona









tallo con muchos tallos dentro



palito




ramillos que perdieron sus frutos





flores secas





pétalos





pétalos que cayeron antes




tanta transparencia
 





revolotearon nubes de vilanos





cayeron, se enredaron con otros seres














en ese tiempo los árboles comenzaron a descortezarse






en su carne abrían paso las resinas




















mientras o antes, cayeron algunos frutos




cerezas picoteadas





bayas





seres que dejaron improntas



habían caído ya flores, las flores tempranas





delicadas y efímeras





y revoloteaban las semillas volátiles






 




y estas hojillas plegadas que



 


 al abrirse


 

dejaban escapar flores


 
 




y ahora no recuerdo lo que hubo antes






quizá las sutiles telarañas


 



quizá  las hojas y el barro











quizá la tierra negra humedecida