SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

jueves, 16 de junio de 2011

No puedo evitar amar a estos seres



Encontradas en el suelo estas semanas pasadas, estas pelusas de chopos en ramas, deshilachadas ya, tan algodonosas y aterciopeladas,  que se mezclan con las hojas, con cualquier cosa que haya caído al suelo.

Las veo, las cojo, las miro y quiero cardarlas, sacar a la luz su espuma, (pero no sé si lo haré). Guardarlas, no olvidarlas.




Estas pelusas, ahora deshaciéndose, caen al suelo previamente bajo esta otra forma, en su ramilla flexible verde, a la que se unen por un pedúnculo muy pequeño y fácil de separar.
( Las ramillas de esta imagen las recogí el año pasado y las guardé).
Cada una de las bolillas que se ven está agarrada a la ramilla verde por pedúnculo, receptáculo casi plano, con pedúnculo, en el que permenece encapsulado una gran cantidad, asombrosa para lo pequeño que es todo, de pelusilla blanca,  volátil, maravillosa al tacto.



Deshecha la bolilla queda el mínimo receptáculo semi leñoso con pedúnculo a la izquierda.                                
El resto vuela, flota, se va.

Y como vuela tanto, el año pasado, con estos seres hice esta obra: atrapé la pelusa.