SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

martes, 23 de abril de 2013

Ganas de seguir y proseguir




Estos días que entra el sol por la  mañana en el estudio e ilumina un breve tiempo
las obras que me esperan 
y yo que puedo verlo

viejos papeles guardados durante algunos años, very interestingsfor me. 

La luz me muestra el aspecto aterciopelado del papel , producto de su tinción indirecta por pigmentos. 

Esos pigmentos filtrados desde otro papel, hace mucho, que impregnaron parcialmente estos papeles de seda.


Los agujeros de la superficie provienen también de la obra que hice encima, Azul Ana, 17 de junio de 2010, para Ana Pérez Cañamares.


no sé si he explicado bien la cocina de esta obra: 

Para hacer esta obra coloqué el papel de fibras naturales tararí-tarará sobre varias láminas de papel de seda, y debajo una lámina de plástico.

Impregné en sucesivas ocasiones el papel con pigmento disuelto en agua y algo de acuerala. Todo lo cual se fue filtrando a los papeles de seda inferiores y conservándose temporalmente húmedo con el plástico. 

Al trabajar el papel de fibrar etc. con un punzón y levantar su superficie, dejándola hilada y algodonosa, sin rigidez, el resultado fueron los agujerillos que surcan los papeles de seda que estaban debajo.

Una vez finalizado el proceso, era muy emocionante separar la obra de los papeles de seda a los que se habían quedado pegados por efecto de la humedad, pigmento y aglutinante, y las improntas del punzón: donde en "la obra" había un agujero, sus bordes se agarraban deliciosamente al agujero producido en las láminas de pepel de seda colocadas debajo.

Separarlo con cuidado e ir comprobando la nueva flexibilidad y transparencia del papel, que quedaba como una tela.