SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 7 de abril de 2013

Hombre emocionalmente equilibrado, por Juan Martínez Parente





"Hombre emocionalmente equilibrado", de Juan Martínez Parente.

Y cuánta razón tiene Juan con su imagen del hombrecillo haciendo perpetuamente equilibros, que eso es ser emocionalmente equilibrado y no aquello del "hombre hecho de una sola pieza", que suena a troncho de madera con patitas, sin ninguna flexibilidad y probablemente nula capacidad de empatizar.

empatizar  empratizar   enfatizar   ¡ay, el scrache!   ¡ay, caramba!





Me gusta la obra de Juan Martínez Parente, artista mexicano, por su sentido del humor y ternura






Porque yo diría que este animalico suyo está contentísimo ¿y algo ebrio?, y solo por eso ya me hace sonreir 



y este otro gato furioso, y con dientes??






Dientes tienen muchas de las "cabezas" de Juan Martínez Parente:




Esta con gesto afligido, que parece una momia



y como sabemos de la cercanía y familiaridad de los mexicanos con sus difuntos... pues será que sí son finados, muertos, momias,
seres cercanos con sus actitudes muy vivas



Como esta otra cabeza también afligida, más viva pero algo pasmarota




Y estas dos que nos miran con aasooombrooo






O estas otras dos en actitud cariñosa

como los plácidos retratos funerarios etruscos

.
.
.


Y este atado y colgado
 tieso en su muerte, con un gesto de querer deshacerse de sus ataduras



que me encanta, porque podría espantar pero no lo hace,
porque parece más un vivo en su realidad 
que un muerto desenterrado

Y parece que con representaciones de supuestos muertos 
Juan nos retrata a los vivos

y esta actitud de cercanía con sus muertos, en la que parece que se autorretrata el propio artista, como quitándose importancia, y nos retrata a sus congéneres vivos, como despojádonos de ese nuestro exceso de importancia,

y el introducir el humor en su obra, a través del juego de los muertos y sus actitudes tan humanas, muertos muy vivos, 

y al "molestarse" en hacer esculturas de lo que otros considerarían despojos, 

yo diría que también pone en su lugar su obra como tal, es decir, haciendo sin darse demasiada importancia como artista, jugando y pasándoselo bien, "echando fuera sus chamucos".


Y nos pone a todos los humanos y humanoides en nuestro sitio: porque no somos tan importantes, caramba.


Todas las imágenes son de Juan Martínez Parente.





Gracias, Juan






uurrrggg!!!

(uurrrggghh!!: qué mal me ha salido este post, que no me salen las palabras, ¡ay, caramba!)