SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 2 de agosto de 2015

Dibujos: el placer del olvido





El dibujo representa una zona muy bascularizada e inflamada. Pero la sangre ha de llegar a todas los tejidos para que no mueran. Aunque escape en emorragias.
Rotulador y bolígrafo de gel / papel. 20 x 20 cm.

(El dibujo, de hacia 2006, de El Cuaderno de Mercedes, lo ha terminado estos días, como me prometí)




En otro cuaderno, en las pocas hojas que aún quedan y junto a esbozos cuyos modelos -ramas pequeñas deliciosas- no encuentro ya entre mis cachivaches vegetales, encuentre este ramilla con botones, que supongo que son frutitos o brotes secos, no lo sé.

Aún deseaba dibujarla, pero no recordaba haberlo hecho, y eso me encanta. Quizá lo hiciera el pasado año, en un despiste. Qué grato es el olvido.



Este dibujo lo hice bajo las plantas hilito, que creo que dibujé hace un par de años y de repente, recordé hace unos meses.
 


Y tras unos dibujos y fotografías apoyados en la pared sobre la mesa de dibujo, encontré una lámina de un papel metalizado de color plateado similar al vegetal por su semitransparencia, con este mínima ensoñación sobre una planta. 




Y en la misma lámina, encontré este pequeño laberinto de agua en fuga. Sé que retoma las representaciones del agua en algunas miniaturas medievales.


 De nuevo constato qué bueno es olvidar, sorprenderme  luego tanto al encontrar y tratar de recordar cuándo hice esto, qué es, dar una versión actual, acabar el dibujo y hacer uno nuevo junto a él. El tiempo apilado en múltiples capas de cebolla interconectadas en la memoria como los vasos sanguíneos, la memoria como una planta con múltiples raíces y ramilla enrevesadas, como agua en fuga. Un placer.