SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 8 de abril de 2018

En "Los refugios de la memoria" de José Luis Cancho





A pesar de que en esta especie de autorretrato fragmentario que me he propuesto escribir procuro ahondar en mi memoria, no puedo evitar preguntarme si todo lo que estoy contando más que verdaderos recuerdos personales no serán en realidad recuerdos compartidos por todos aquellos que atravesaron la época que estoy describiendo, algo así como las voces e historias que emanan de una memoria colectiva, una suma de sombras y ecos que brotan de una raíz común que algunos portamos en nuestro interior por haber vivido un mismo tiempo pero que cada cual cree personal e intransferible. ¿No hay memoria ni recuerdos que nos pertenezcan? ¿La mayor parte de los recuerdos son impersonales e inciertos? ¿La verdad autobiográfica es inalcanzable? Es posible que así sea. En cualquier caso, mi intención es erigir una memoria personal que sirva de enlace o puente con la memoria de los otros. ¿La memoria como fuente de energía a la vez privada y colectiva?

Este texto corresponde al libro de memorias y reflexión sobre la memoria de José Luis Cancho, Los refugios de la memoria, editado en 2017 por Papeles Mínimos.


En él me he topado con esta cita, presentada así en el texto, que me ha alegrado mucho encontrar:

 La memoria es un cristal endureciéndose (Angélica Tanarro)

El libro de José Luis Cancho, además de tocar y explicar hechos históricos de la lucha antifranquista universitaria en la ciudad de Valladolid de los 70 y las duras consecuencias que para él tuvieron, además de recordarnos cómo se las gastaba el régimen franquista, su policía y otros elementos de su sociedad - cierre de la Universidad de Valladolid un curso entero-, me ha llamado la atención también por el relato de cómo desde muy joven, siendo estudiante de bachillerato, fue un militante clandestino, con lo que le supuso de ocultación de parte de sí y suplantación de su yo.


Y por otra parte, esa larga etapa de militancia activa que continuó en la universidad, comisaría, hospital, cárcel, nuevamente universidad un tanto desubicado, esa militancia que marcó incluso la elección de sus estudios universitarios, esa militancia,  tras el final del franquismo se transforma en una frenética actividad, con la izquierda que él conocía atomizándose en partidos enfrentados, termina finalmente por agotarle en todos los sentidos y la abandona.

Y se lean Uds. el libro para saber más del periplo y reflexiones del autor



El día 9 de abril, a las 20 h., 
José Luis Cancho 
presentará 
Los refugios de la memoria
dentro de Territorios de la Memoria España, 
en la Facultad de Derecho de la UVa.