SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

martes, 25 de agosto de 2009


ESTA tarde
yo soy el vigía de la torre
y envidio al que tras su ventana
ve el sol
caer como una hoja.


En la última muralla, solo,
apenas puedo observar los caminos
entre la niebla rubia.

Veo, sí, cómo crece la sombra
de los mulos que vagan.
En otro tiempo divisé estandartes y tropas
pero hace ya mucho que sólo advierto al príncipe
de la yedra que sube
y del musgo que empaña los metales.

Triste signo
que habla
de que tan solo a ellos servimos como presa.


Maldita torre en ruinas
donde el viento riza las alas de los cuervos.
Maldito y triste campo de Segovia
bajo la rapiña del otoño.
Malditos yo y mi príncipe,

únicos habitantes de esta fortaleza.


José María Parreño

Instrucciones para blindar un corazón
Tansonville, 2009