SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

sábado, 11 de mayo de 2013

Hebras sueltas, de Belén Artuñedo





HEBRAS SUELTAS

Debe de haber una forma razonable de sentirse bien,
así ha sido siempre con las pequeñas cosas de uno
que aquí están, muy fieles, muy presentes,
arropando inmutables los días.

Además mañana pagaré nuestros recibos:
lo que cuesta vivir. Sin embargo, soy consciente
de que quien no pueda pagar
será futuro pasto de desgracias que, al menos,
por ahora, no pueden ser las mías.

Acotando lo nuestro, puedo incluso abrir los ojos tranquila
y pensar que todo va a ir bien, que este toque de queda
para acudir al refugio, sólo me lleva hasta casa,
donde la lluvia limpia el tiempo que nos ha tocado vivir,
ése que siempre se queda en el umbral.

Las noticias que sesgan la vida de los otros cada día
no consiguen derribar la puerta, aunque yo intento
abrir bien los ojos y sumirme en sus tragedias.
Todas las gasas, que vendan mi corazón, me abrigan.

Debe de haber una forma de sentirse bien.
Con cicatrices.
La fragilidad rasgada
y sus hebras sueltas.


Belén Artuñedo Guillén
Poema inédito para un cuadro de Casilda
Mayo 2013




“cuando les pido por favor que levanten la noche”. 2010
Hilos teñidos sobre papel de seda tratado
70 x 49 cm.
A Belén le gustó mucho esta obra, "cuando les pido por favor, que levanten la noche", que hice en 2010, para una exposición de Arañados signos, y  en torno a un poema de Brenda Ascoz:




Me traje a mis fantasmas, mis recuerdos,
mi inocencia... traje todos los hilos
que componen la araña de los sueños.
Ayleen, la cuarta de las moiras,
ha hilvanado un puente
    de una sola dirección
sobre una albufera sembrada de espejos.
A través del puente, voy a ti 
y gárgolas a tu semejanza se desdoblan
a la altura de mis labios.
Pero alzo los ojos y no llego
a besar las pétreas oquedades de tu piel.
Impasible desde tus mil reproducciones idénticas
me contemplas con los ojos ciegos,
con oídos que no escuchan cuando les pido por favor
que levanten la noche
para que pueda ver mi reflejo en el río.
Que he de ser yo pero no un millar de voces tu imagen
quien guíe mis pasos hasta la otra orilla
donde tú ya no estés
y yo pueda
desaprenderte por fin.



BRENDA ASCOZ
Ecorché


Belén es la propietaria de esta obra, en torno a la cual ha pensado este hermoso poema. En otro poema suyo inédito se menciona también este acto de sacar los hilos de una gasa, deshaciéndola, para hacer una obra.
 



La obra está hecha sobre un papel de seda blanco tratado (agujereado por mí indirectamente, drapeado por efecto del agua). Sobre él pegué cientos de hilos, que fui sacando de gasas y fui tintando, dejando secar, desenredando..  para que luego se enredaran libremente sobre el papel.
















Ha coindido en el tiempo la elaboración del poema por parte de Belén, con la elaboración de otra obra, por mi parte, con hilos tintados sacados de una gasa y pegados sobre un papel también tratado. En esta labor ando aún, sacando hilos, desenredándolos, tintándolos, dejándoles secar, desenredándolos de nuevo, pegándolos sobre el papel, viendo como se enredan de nuevo... 

Y así se va llenando la vida, y así, entre las hebras y la superficie del papel voy creando un lugar donde sentirme bien, razonablemente bien, con cicatrices, fragilidad y hebras sueltas.

Gracias, Belén, por este hermoso poema que me dice lo que me intentaba decir.