SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 9 de marzo de 2014

La experiencia del laberinto - Andrea Milde


El laberinto textil de Andre Milde, una instalación temporal en el hall de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid.

1. La construcción del laberinto



la soledad de la silla y el ovillo de tejido










la soledad en la construcción del laberinto































Andrea Milde trabajando














El laberinto casi terminado, nuestra expectación





En la pantalla un vídeo que muestra a Andrea tejiendo su enorme pelota textil 
entre les vaques muuuu, las ovejitas beeee















El laberinto ya terminado. Entremos


2. En el laberinto

entrar en el laberinto, y según se avanza, sentir que nos alejamos del centro al que vamos.
Luego la sensación de volver de nuevo hacia el centro, ese imán,



la sensación de ir a chocar unos con otros, 
yendo cada uno siguiendo ordenadamente el hilo


He alcanzado el centro del laberinto. Me he sentado en la silla y he puesto los útiles de tejer en mi regazo.

Luego, hay que seguir tejiendo para que el laberinto pueda crecer y acoja más gente.

en el centro del laberinto, tejiendo, me quedo absorta en mi actividad, olvidada del movimiento a mi alrededor. Este lugar tranquiliza.  

Es un lugar seguro, un lugar a salvo
(según los denomina Marisol Sánchez Gómez)










Hay un algo báquico, exaltante, en recorrer el laberinto con más gente




un espíritu de fiesta, y a la vez, de estar tocando algo cercano a lo sagrado,
quizá algo que llevamos muy dentro y no recordamos porqué
ni cuando, ni  de donde 

sensaciones de estar muy dentro de uno mismo y a la vez en comunión festiva con el otro, los otros




















Visto desde arriba, el tránsito de personas por el laberinto,
es un coreografía que produce un efecto casi mareante




 Tejiendo en soledad, absorta, ajena a todo el movimiento externo, concentrada en sí misma y su labor


 en el laberinto nos hemos reunido todos. Se han roto todas las jerarquías existentes y cada uno transita, teje o juega consigo mismo y con los demás.




 Ha sido una experiencia maravillosa. 

Gracias a Andrea, al organizador del evento, y a todos los que colaboraron allí, 
con su trabajo y con su participación.


 Nota: si alguna de las personas que aparecen en las fotografías no desea verse publicado, 
puede escribir para decírmelo a sociedaddediletantes@gmail.com
y quitaré la fotografía que no deba estar aquí. Gracias y disculpas.


Página web sobre laberintos en todos sus aspectos: aquí