SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 16 de enero de 2011

¿Dónde van las flores muertas? ¿dónde van nuestras obras?

Llevo un tiempo debatiendo con mis socios diletantes sobre el destino de nuestro quehacer, de nuestra obra.

No en el sentido de su pervivencia más allá de nosotros y nuestras vidas -cuando muera no seré y me da lo mismo qué sea de lo que hice-, ni en el de su finitud como obras, sino pensando en quiénes desean esas producciones, objetos, cacharros.

Tantos años acumulando obra enmarcada, carpetas llenas de obra que nunca han vuelto a ver la luz... y este frénesis por seguir haciendo, maquinando, dando vueltas a un material, un trozo de cuero, una tripa, un alambre, una cuerda, una hoja.

Con el tiempo, de un año y medio hacia acá, las obras que vamos sacando adelante son cada vez más astrosas, rotas, frágiles, inmanejables: ¿qué hacemos con la broza que estamos trabajando? 
-¿cómo encontrar las palabras necesarias
para decir?-  (versos de David Eloy Rodríguez)
¿a dónde nos dirigimos y para quién hacemos lo que hacemos? 
¿Dónde coincide nuestro deseo de hacer con el deseo de los otros de convivir en su casa con esos objetos?

Echamos la vista atrás y recordamos qué obras nuestras han ido a parar a otras manos,  porque fueron deseadas por razones que a veces ni sabemos:




cajita para guardar nido, que le hice a mi amiga PRM, 
la primera imagen que puse en este blog



obra sobre papel de periódico -vendida para una buena causa- 
que ahora está en muy buenas manos




un dibujo a tinta sobre papel de seda que deseó una pareja y sé que está en muy buen sitio




Un papel de fumar que envié por correo a una exquisita poeta portuguesa, 
quien a su vez me envió una obra suya que me llenó de alegría y emoción.





una obra de la serie Humo, con un hermoso verso de María do Cebreiro -"nosotras las inadaptadas huimos del infinito que llevamos en nosotras"-, también en buenas manos a través de una buena obra.




con papel de fumar teñido sobre papel de seda, una obra basada en un poema de  Ana Gorría,  
hoy en la casa de unos felices amadores



Una rejilla metálica con vainica de hilo plateado, basado en un poema de Mercedes Díaz Villarías, 
que irá en breve a la casa de la madre de una amiga, que la acogerá con emoción, lo sé.



un papel de fumar con flores que regalé a mi amiga MCL, que lo deseaba y me preguntó su precio
-pero es que los papeles de fumar no son para venderlos sino para regalarlos-




Memoria de la piel, título que me regaló mi amigo Angel.
Hoy en manos de una querida amiga



Angulo ciego, que hice para una amiga y me lo devolvió por su dudosa visibilidad,
hoy en casa de otra amiga en otra ciudad.




Una obra basada en un poema de Brenda Ascoz, de hilos de gasa tintados y pegados sobre papel de seda tratado: hoy en casa de mi amiga Belén.




Una obra de 2004, de escrituras entrecruzadas sobre plúmbeos artículos de opinión de un conocidísimo periódico nacional. 
Hoy en manos de una interesante y querida amiga 



Un escrito sobre papel vegetal en casa de la hermana de una amiga muy apreciada de Madrid



Este Manuscrito de 2003, que viajó hace poco a la vivienda de otra buena amiga



 Derrames de tintas sobre acetato, vendido para una buena obra a no sé quién.



Un regalo para una amiga que se lo merece



Más papeles de fumar sobre papel de seda, en casa de mi amiga PRM

 una de las obras para el libro "Orden de alejamiento" de Belén Artuñedo, 
que ahora no sé exactamente quién lo tiene.





Una obra de un metro de alto basada en dos poemas:
"Shoa" José Pablo Barragán  y "Bayer" de Javier Moreno.
Regalada a un amigo en cuya casa no cabe y que le guardo en mi estudio: es un plástico  rígido 
(llamado papel cristal) trabajado con tinta y lápices. 
Enmarcado entre dos cristales, pende de dos hilos en su parte superior.





Archivos melancólicos: una pequeña obra de escrituras en columnas -fingiendo las de los periódicos- realizada con bolígrafos sobre un papel muy extraño -parafinado o algo así-. 
Hoy en el álbum de dibujos de mi amiga PRM.







Dos obras para "Orden de alejamiento": una en casa de la autora. Otra en casa de una gran amiga.




Una obra en papel A-4 hecha con tabaco, ceniza y agua -lo que el agua deja al evaporarse-
Hoy en la casa -por fin- de unos amigos en Burgos







Más obras de "Orden de alejamiento" en diversas casas



De la serie "Humo", cada cual en manos del poeta que me dejó sus versos
Esta es "Cómo pesa la sangre", de Juan Varo Zafra





"Dónde he guardado los deseos", de Enrique Cabezón



"Restos de palabras y personas", de Alfredo Saldaña



"Un mensaje, inscrito en nuestra carne", de Marisol Sánchez Gómez




"Atraversados", de Javier García Rodríguez



"Y he puesto a conversar mi oscuridad / con la oscuridad de fuera", de Ana Pérez Cañamares




"Iva e Ives" de Déborah Vukusick




Una obra sobre la enfermedad de un ser muy cercano y el miedo, hoy en casa de otra amiga



Papeles de fumar regalados (ciento y pico) con el número 15 del fanzín "Elefante Rosa" -no sé dónde están-

..................

Pero vemos esto y nos preguntamos: ¿y quién puede sin embargo desear estas otras?

















Sí, los diletantes y yo nos acordamos de estas obras, hoy guardadas cuidadosamente enrolladas y envueltas en papeles de seda, descansando en contenedores de plástico, allí en una habitación, mañana quizá en un trastero.

Y esto nos preguntamos, cuando en el mundo ocurren sin embargo tantas y tan graves cosas. 
Pero  es este nuestro quehacer.

..................................................................................................................................................

La respuesta al porqué no podrán convivir también en sus casas estas obras, es clara:








 

  

Nuestras caras viviendas son pequeñas, vivimos en espacios atestados donde una pared es necesaria para colgar una estantería, poner un mueble más: es casi un milagro colocar un cuadro en algun hueco libre.

¿Cómo colocar, entonces, una obra tridimensional con su urna protectora, todo tan frágil, quitando espacios necesarios para pasar o estar?

la respuesta era así de fácil