SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

sábado, 4 de septiembre de 2010

Silencios: Adrienne Rich

En su artículo "Artes de lo posible", concebido en  1997 como una conferencia en la Universidad de Massachussets, Adrienne Rich habla  de varios temas que le llevan preocupando desde hace algún tiempo, asociados al imparable imperio del capitalismo en todo el mundo y el consiguiente deterioro de las relaciones humanas y del lenguaje:

A lo largo de las dos últimas décadas o menos, nos hemos convertido en una sociedad piramidal de una minoría omnívoramente adquisitiva, una clase media insegura que se va reduciendo y un número que se multiplica de ciudadanos  y trabajadores mal atendidos y desechables...

Esto dice en 1997, pero viene observándolo "a lo largo de las dos últimas décadas, o menos". Finales de los 70.
¿Qué hay de nuevo? - ¿Hay algo más actual?

Recomiendo leer este magnífico artículo, del que me ha llamado mucho la atención las reflexiones sobre el silencio.

La matriz del trabajo de quien es poeta consiste no sólo en lo que existe para absorberlo y trabajarlo, sino también en lo que ha desaparecido [1], se ha vuelto innombrable y por tanto impensable. Es a través de esos agujeros invisibles en la realidad por lo que la poesía se abre camino -desde luego esto es así para las mujeres y otros sujetos marginales y desposeídos de poder y generalmente para los pueblos colonizados, pero últimamente para todos los que practican cualquier arte en sus niveles más profundos.
[...]





Y sin embargo tengo que decir aquí que el silencio no es siempre o necesariamente opresivo, no es siempre o necesariamente una negación o extinción de la realidad. Puede ser fertilizante, [...] puede ser el nimbo de una forma de vida, una condición de la percepción. Tales silencios vivos están cada vez más en peligro por todo el mundo, por el comercio y la apropiación. [...] tememos el espacio imaginativo que el silencio puede abrir entre dos personas o en un grupo. La televisión, obviamente, aborrece tal silencio.




Pero el silencio que yo aborrezco es el silencio sepulcral, como un espacio desde el que ni se ve ni se oye en un auditorio, un teléfono sin línea, el silencio en el que se ha impedido que exista el lenguaje que se necesita. Hablo del silencio de una celda de aislamiento sellada con Lexan [2] en una prisión de máxima seguridad, de evidencias destruidas, de un lenguaje que está prohibido articular, de un vocabulario al que se ha declarado muerto, de preguntas que se prohíbe hacer. Pienso también en el sonido muerto del ruido sin sentido, del desplazamiento verbal cuando una expresión rica y utilizada se sustituye por discurso banal e inofensivo, o palabras de coraje vital por la bravata de la falsa transgresión, crudamente ofensiva y finalmene impotente.

Nunca el silencio por desplazamiento ha sido tan ensordecedor y omnipresente. Y el lenguaje poético,como la percepción política, vive, trabaja, en medio de este desplazamiento.




 [...]

Donde el lenguaje y las imágenes nos ayudan a nombrarnos 
y reconocernos en nuestra condición [...]


[1] N. de la T.:  En español, en el original.
[2] N. de la T.: Nombre comercial de un tipo de plástico térmico, policarbonato.


Adrienne Rich
Artes de lo posible: ensayos y conversaciones
horas y HORAS la editorial, 2005
Traducción, prólogo y notas de María Soledad Sánchez Gómez

.........

Notas: 

Las cursivas son originales del texto. Las negritas subrayados etc, las he puesto yo: no están en el original del libro.

Debo a María Soledad Sánchez Gómez haberme llevado hasta este libro y a la obra de Adrienne Rich, y además muchas incitaciones a pensar, aportaciones y sugerencias surgidas de su blog o de nuestras conversaciones.

Sobre las imágenes:

La primera imagen es una costura sobre texto manuscrito privado, finalizada a raiz de la lectura del artículo de Adrienne Rich: como un violento  silencio opresivo, pero realizado con la costura, labor tan femenina, aún, en nuestra sociedad.

Las otras dos imágenes son de 2002 y son obras realizadas sobre textos de periódicos (plúmbeos artículos de opinión, incomprensibles cotizaciones de bolsa, noticias sangrantes): en ellas, al tapar los textos con mi labor, quería hacer ver ese ruido ensordecedor -palabrería, sobreinformación banal, ruido que acalla las palabras que sí son necesarias-.