SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 8 de julio de 2012

corredores, interiores espaciosos










corredores amplios y vacíos, espaciosos








interiores





Sí, son interiores de iglesias, eso que no gusta por recordarnos tantos siglos de dominación, superstición, riqueza anejanada..




Cuando estoy en alguno de estos lugares, me olvido de todo y disfuto del espacio, de la arquitectura, decoración, retablos... Incluso cuando algún cura cascarravias me dice que fotos de ninguna manera y me muestra a cambio sus ajadas postales, que no reproducen lo que yo estoy viendo y quiero plasmar. Cuando alguna monja o similar me reprueba porque hago fotos de un retablo de El Greco y me ofrece a cambio pastas. Sí, el retablo de El Greco está en mil libros de arte. Pero el detalle que yo miraba lo miraba yo. Y la pequeña escultura de un cristo yacente metido en una caja, esa no está en ningún libro de arte.



Me doy cuenta entonces de que esas obras no están protegidas por esas alarmas histericonas, que ululan como locas en cuanto te acerdas a unos centímetros para ver un detalle. Con lo que me divierte hacer saltar esas al-armas... que vengan mil securatas sobresaltados, salidos de no se sabe dónde para comprobar que solo estás mirando, que no estás intentando robar un retablo entero, ni siquiera un cuadrito de la predella, y que mirar es cosa que ni estropea ni deja huella en la obra...  ¡Ay, los tizianos de Venecia y sus excesivas alarmas!, ¡Qué risa!, ¡Qué alborozo! ¡Ooootrraaaa...!



Me da lo mismo. Que digan lo que quieran, que ofrezcan u oculten lo que quiera. Porque mi mirada, y a veces mi cámara, se llevó la imagen y la retuvo, y disfrutó en el momento con lo que vió. Y eso nadie me lo puede impedir.

Que me quiten lo bailao