SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 23 de febrero de 2014

pequeña constatación





y yendo caminando el lunes pasado, poco antes de las 8 vi pequeñas hojas verdes muy tiernas en las ramas del sauce de todos los días. Y también puntitos en las ramas. Esos puntitos que en breve serán más hojas. Y así, cuando venga el viento, agitará la melena verde del sauce.





Luego vi los puntitos en las finísimas ramas de los olmos siberianos, y pensé que serían brotes.









Más tarde vi entre la niebla la proliferación de brotes en las ramas retorcidas de los chopos: cada día más y más brotes allí arriba en las ramas.


 
Y vi también, en un cielo muy límpido, nuevos brotes en los platanus, conviviendo con las infrutescencias globulosas que aún quedan del pasado año, esas que el viento arranca y hace estallar contra el suelo, desprendiendo todos sus aquenios con sus hermosos penachos dorados y amarillos.

Y luego he seguido viendo más y más puntitos, brotes y alegrías en las ramas de otros árboles. Y ya sé que en breve todos estos seres ocultarán los nidos que aún son visibles en las ramas desnudas.

Y sé que esto es imparable, aunque hiele, el viento quiera tumbar árboles, caminemos entre la niebla o el agua que nos caiga sea granizo o nieve.

Porque como todos los años comienza la primavera, en secreto.