SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

martes, 18 de marzo de 2014

El bosque silencioso de Jesús Capa en la exposición "creadores íntimos"




Fotografía: FMCVA -CreArt





Fotografía: FMCVA -CreArt




Fotografía: FMCVA -CreArt


Esta obra, "Todo blanco", de Jesús Capa, atraviesa en diagonal la zona ante el altar de la Sala-Iglesia de Las Francesas en la exposición "creadores íntimos".





La obra es lo que parece: ramas y troncos de árboles muy diversos cortados, pintados de blanco e insertos en  basas de madera también blancas, alternándose los módulos de base rectangular y los de base cuadrada, hasta formar esta larga hilera rítmica y contundente, en la que las características de cada tronco o rama, nudos, bifurcaciones, texturas de las cortezas, quedan camufladas bajo la uniformidad fantasmal de la pintura blanca, pero aún visibles y discernibles.







"Todo blanco" está pensada para deambular junto a ella y rodearla. Al hacerlo, vemos desplazarse las ramas y sus sombras en el suelo. Al hacerlo, nuestras sombras que caen sobre la obra, también se desplazan rítmicamente sobre estos restos vegetales, sombreándolos, mostrándolos de nuevo a la luz, como comprobarán los otros visitantes que nos contemplan distraídamente al mirar la obra.



Estos restos de árboles, procedentes de talas, han sido guardados por Jesús Capa para con ellos acabar haciendo esta obra, sin saber en principio cuál sería su resultado ni su porqué.






El guardar elementos naturales y no dejarlos perder, ni tirarlos a un contenedor ni quemarlos en hogueras, me resulta un gesto familiar,  que relaciono con una mirada muy implicada sentimentalmente -es decir, con todo el cuerpo- con el devenir de la naturaleza más o menos doméstica que nos rodea y su perpetua pérdida y regeneración: eso que nos recuerda que nosotros somos una pequeña parte de la misma y estamos sujetos al mismo devenir y vientos. A la misma fragilidad.
(y esto es muy de agradecer)