SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

miércoles, 7 de septiembre de 2016

el diminuto jardín de malas hierbas "Maleza viva"







A medidados de agosto hice la plantación de Maleza viva, el libro de Gemma Pellicer cuyos editores, Jekyll & Jill, además de una preciosa edición, habían pegado en el libro una bolsita con semillas de flores silvestres - "Siémbrelas en tierra, riéguelas, y véalas crecer". Eso hice, sembrar las semilla y esperar.



Y eso sigo haciendo desde que dos días más tarde comenzaron a aparecer brotecitos verdes sobre la tierra oscura: 




 Verlas crecer cada día



Me ilusionó  mucho que brotaran y comenzaran a crecer. Desde entonces ando con la curiosidad de que al desarrollarse empiecen a cobrar forma reconocible e identificar qué plantitas son. Con lo que me gustan las malas hierbas -o silvestres, o asilvestradas-, a las que hablo y salado al pasar por la calle, ¡hola, guapa!






Hoy he estado observándolas con lupa, mientras las llevaba de un sitio a otro de la casa en busca de luz con el menor calor posible para que no se agosten, y las regaba y regaba y regaba como si las acunara.

Las he cambiado de orientación  y he comprobado al poquísimo rato el tropismo de la planta central de la fotografía: ¡ha cambiado su dirección hacia la luz en breve tiempo!



En este diminuto jardín me llamó ayer la atención esta planta del centro, con esa especie de botón superior del que se van desgajando dos unidades, dos hojas, supongo. Ayer el botón fue lo que atrajo mi atención. Hoy la bifurcación que se crea bajo él.





Aquí se ve mejor esa bifurcación








Hay otra planta que destaca, y es la más alta, la que más rápido creció. Ya mide 11 cm.





También ayer me dejo perpleja su coronación, como un cogollo o burruño del que tendrán que ir individualizándose otros seres.



Hoy el cogollo superior aparece como hojas en bifurcación, coronando la planta, que es muy graciosa por la distribución de sus hojas, desaliñada y a la vez encantadora.





Le he hecho una foto de detalle, tras mirarla mucho con lupa, y esto es lo que he visto:






Espero que no se agoste mi jardincillo y que siga prosperando y acompañándome, mostrándome quiénes son cada una de las plantas. 


Creo que me acabarán hablando.



Otro día publicaré algún texto de este libro.