SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

lunes, 22 de junio de 2009

arte de la ensoñación


obra de La familia bien, gracias, en torno al poema "Leer a Pessoa" de Vicente Muñoz Álvarez


¡Con qué sonrisa tan acogedora nos recibe Vicente Muñoz Álvarez en su blog mividaenlapenumbra-vinaliatrippers (blogspot.com), aunque luego nos cuente el relato El despellejador, o Mi vida en la penumbra.

Este es uno de los blogs de Vicente Muñoz Álvarez, poeta y agitador cultural. Sobre sus blogs: atención a las 23 pandoras y a la hankover resaca.


Me siento vivo

y propio

y eficaz

para algo

inútil.


………..


POR EL SISTEMA

En un mundo donde los cuerdos

sueñan con comprar lo antes posible

un piso a plazos

celebrar una gran boda y tener hijos


en un mundo regido por la televisión
por la competitividad
por el consumo


en un mundo de fútbol y farsa
de estar en el lugar justo
en el tiempo adecuado


en un mundo de policías y mafias
de chabelis y trepas
de flamantes coches y abogados


escribir poemas como éste


es hacer terrorismo de Estado.

………..


Añado estos fragmentos que me gustan:


[...]

los poemas

en lugar

de en

trincheras

deberían

convertirse

en bombas


(del poema “El tiempo de los asesinos”)

[...]


cuando en tu interior

todo está

ardiendo


(“Poesía”)



[...]

y esta infinidad

de extraños

que habitan

en mí


(“Las horas sombrías”)



[...]

derivar por el mar interior

a ningún sitio



[...]

cómo se mide el desencanto

[...]




[...]

días de luz en los que,

sin saber por qué,

se declara el alto el fuego

y todo parece

fluir de nuevo en tu interior

[...]


(“Tregua”)



[...]

quién me llama

qué me quema dentro

de quién son esas voces

[...]


(“La cárcel más oscura del planeta”)




[...]

como si se hundiera

el mundo encima

así de lenta

cae la lluvia

gota a gota

[...]


(“Vecinos”)



Esta es la hora de los días

que se alargan tristemente,

la estación del tedio y del vacío,

un nuevo milenio para la desidia

[...]


(“Esplín”)



[...]

vivir sólo un presente

con tantas vidas dentro abrasándonos,

quemándonos de impaciencia y duda

frente el horizonte inmenso

de nuestra pluralidad.


(Vidas paralelas)


Como hojas secas al caer, pasan los días


Gracias, Vi. Gracias, Leli