SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

miércoles, 1 de julio de 2009

"Libro de la egoísta" de Yolanda Castaño



Estoy resbalando por una flor caliente. He estado
siempre cansada. Este egoísmo voraz que insiste en la
miseria. Pulsa mi vigilia la única fortuna de los locos. La que
no comprendió nada pero lo sintió todo.

Y en las madrugadas hago panegíricos a esa yolanda
mezquina, que sabe venderse y conoce el final.

..............................................

Entro en la cadena con interés: aprendo a entrar en el
templo, a hacerme sacerdotisa. Soy mala porque obedezco.
Amo tanto a mis feligreses. Aplaudo la construcción del fraude.


Y todas las noches con devoción envío arrebatadoras carta de
amor a mi miseria emperatriz, la analfabeta. Y en las madrugadas
panegíricos a esa Yolanda mezquina, que
sabe venderse y

conoce el final.
Yolanda Castaño
Libro de la egoísta




Hice la obra "esa yolanda" en torno a estos dos poemas del Libro de la egoísta de Yolanda Castaño.

Me gustaron por su simetría asimétrica, a la que contribuye que entre los dos textos haya otro intercalado,

como una conversacion interna cuyo hilo se retoma. Y también los elegí para trabajar sobre ellos por

la lucidez que vibra entre los fantasmas que convoca -aplaudo la construcción del fraude-


La obra, de 40 x 80 cm. está realizada con recortes de forma lanceolada de papeles

(de seda, vegetal, celofán..), plásticos blancos y transparentes, y telas (organza y organdí,

si no me patinan los nombres), cosidos sobre una rejilla metálica,que queda a la vista

en la parte derecha.


Esto es en realidad un inacabado decidido, pues pensaba coser pelusas en la parte

derecha de la rejilla, de las que habitualmente crío con mimo y recolecto cuidadosamente.


Pero luego me pareció que sobraban las pelusas: ya dice todo Yolanda en los poemas

sobre el aspecto miserable, y preferí reflejar únicamente el esplendor de esa yolanda

sacerdotisa bienamada y deseada, para que ella, en el rejilla vacía lo completara

con su voz.


Me gusta la distorsión tan sutil de la rejilla, su movimiento y ondulaciones, y aún

me pareció más adecuada al colgarla sobre el gran espejo de La Curva bar.


Para quien quiera aproximarse a la figura y obra de Yolanda,

con sus muchas facetas, dejo el enlace

a su web.

Y LEED SUS LIBROS