SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

jueves, 18 de febrero de 2010

y esto es lo que hay

Recojo y copio hoy estas palabras, lo más lúcido que he visto, oído, y leído en todo el día, del blog de ANTONIO GONZÁLEZ TURRIÓN, en su entrada "Como sin saber hacia dónde caminar":

...reconocerme en una sociedad que me da miedo, que me supera en todas las dimensiones, que presenta una escala de valores en la que no me encuentro, que dedica esfuerzos a asuntos aparentemente inútiles y escasas intenciones a asuntos que afectan a toda la población, que sigue interesada por el dinero y solo por el dinero, ni siquiera por lo que el dinero pudiera representar.

seguimos interesados por el dinero y solo por el dinero, en efecto, mientras en los medios de comunicación brilla el oropel de estupideces espectaculares -de la cultura del espectáculo-, Arcos diversos supuestamente recuperados de la crisis, inverosímiles estudios sobre momias convertidas en atracción de masas...  

...más lo de siempre: estrellas del balón del celuloide de la telebasura la prensa rosa y  los bestsellers...

¿Hay quién dé más?


y el paro y la pobreza y la inseguridad laboral y económica y por tanto, vital,
de tanta gente y tantas pequeñas empresas no para, 

y hay familias sin vivienda por la pérdida del puesto de trabajo 
okupando chalets con acabados de lujo


(el lujo hortera de los muy cercanos años del bum-burbuja inmobiliario, 
los generosos  y usurarios créditos para todos para adquirir 
todas las viviendas sembradas por todo el país, 
segundas, terceras, cuartas, 
y todos especulando con sus viviendas 
y lo que ganaban por la subida (falsa) de su precio, 
felices y contentos en la burbuja)


vivienda de lujo pero desahuciada por impago a su previsor propietario, 
abandonada por la entidad bancaria acreedora, 
que no puede ya con tanto "capital inmobiliario"
-que se lo coman, por cierto-


familias digo, una familia en concreto, intoxicada en la vivienda de lujo abandonada 
a causa de la mala combustión del calentador que poseen 
para caldear algo su abandono.


Mientras, los políticos siguen peleándose por su parcela o parecelita de poder (y por el dinero, claro)

[debe de ser que es ese el cometido para el que se les elige]


Por fortuna hay espacios para la libertad, aunque sean internos


[El texto en azul es de Antonio González Turrión]