SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 8 de agosto de 2010

pasear por el rastrojo



Es grato pasear por el rastrojo a la hora de poniente, con la luz tan tendida reververando entre los restos rubios tan hirientes y la polvorosa tierra gris calcárea.




Intentar seguir los caminos surcados escuchando cómo se troncha bajo los pies el rastrojo




y pararse a contemplar las extrañas plantas, las malas hierbas que crecen en sus márgenes




las plantas de los baldíos, de las tierras de nadie o de no se sabe quién. 
Plantas y tierras mostrencas,



nubes de vilanos atrapados entre espinos



y otros extraños seres cultivados, 




protegidos, cubiertos al abrigo de amenazas, formando un mar tan quieto



velados, a la luz que se va yendo