SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

domingo, 9 de enero de 2011

un instrumento encontrado





Este objeto, un instrumento rústico y mucho, utilizado "para tratar los paños," que encontré en el museo provincial de Guadalajara -Palacio del Infantado-, detuvo mi mirada trayéndome varias imágenes:

Me recordó por su uso, por ser un instrumento popular de unas prácticas hoy desaparecidas, a Eddy Nelson y su blog, con su amor a estos objetos llamados hoy "etnográficos".


Por otra parte me pareció una magnífica escultura sencilla -como a mí me gustan- con elementos vegetales: elementos tan olvidados y despreciados como los cardos, los  inútiles cardos borriqueros que asoman sus cabezas por los campos. Cardos cuyas cabezas, sin embargo, tienen una estructura interesantísima y muy compleja.





Y dentro de este ser escultura, este objeto me atrajo por la sencillez de su realización: dos láminas de madera trabajadas, unidas por cuerdas,  que aprisionan los tallos de los cardos, disponiendo las cabezas en varias filas, pasando del plano al volumen precisamente por las cabezas de los cardos.




Pero a su vez imaginé que podría ser un objeto no para cardar lana, sino para peinar el cabello: sería entonces una obra objeto del ámbito surrealista que sugeriría algo muy hiriente de lo que se apartaría nuestra mirada y nuestra imaginación de inmediato. 

Pero tendría sentido:


expresaría muy bien lo hiriente dentro de lo familiar -un cepillo para el cabello-, lo siniestro -en su sentido de "lo extraño", "lo otro aquí"-.

Y partiendo de ahí o de otras miradas, pudiera ser que nos expresara o más bien nos conminara a ir a otras imágenes o palabras o balbuceos...

Peínate, peínate: es grato cepillar el pelo, es placentero, adormecedor, hipnótico: momentos de olvido de todo lo que no sea mi cuerpo.

Dedicado a Eddy Nelson