SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

lunes, 1 de noviembre de 2010

Comentarios

Pongo como entrada estos comentarios que el mal funcionamiento de mi conexión a internet no me permite hace en las entradas anteriores:

Para Ana Pérez Cañamares y para Laincultadetuhermana en la anterior entrada sobre el envilencimiento de la vida pública por el uso del lenguaje
Je je, gracias a las dos: ¿y lo a gusto que me quedo cuando suelto estas cosas?
Jua: literatos con ínfulas de starlettes, qué acertada descripción.Me pregunto, cómo los retrataría Andy (Warhol, of course).
Cuánto me he acordado estos días del real y borbónico POR QUÉ NO TE CALLAS.


(Por cierto, laincultade, que me parece que te afecta Soren (Kierkegaard)).

 Para Edy Nelson: Gracias, Edy, por tu consejo, que puse en práctica de inmediato: cogí el coche de línea y me fui a un pueblo a ver arbolitos, aguas y obras de arte.

Y entonces, ahora que ya fluyen de nuevo en mí las palabras y las imágenes,  y en relación con el uso del lenguaje, me acuerdo de nuevo del fragmento del  poema de Ana Pérez Cañamares: 

POR CULPA DE PALABRAS MAL USADAS
A MI CORAZÓN LO CRUZA 
UN ALFABETO DE CICATRICES

Sí, la corriente obstruída se va desobstruyendo y  fluye de nuevo poco a poco,

y así puedo responder a Mak, que en efecto, una corriente de agua puede destruir un edificio y desmoronar una montaña.  Y durante todo este tiempo de silencio  he estado pensado en las hermosas palabras del escultor Giuseppe Penone sobre las corrientes de agua, sobre el humus, en reflexiones sobre su quehacer y sus obras -Essere fiume-.


Essere Fiume, de Giuseppe Penone

Y comparto con JG Riobó el deseo de quedarse ahí en esa otoñal imagen de la corriente obstruída, - y se lo agradezco- . Es el deseo el que mueve a crear imágenes: el deseo  vago, sin palabras aún, de estar, por ejemplo, en el humus.


Cuando ya está la imagen realizada, fuera de quien la hizo, sacándola de alguna manera de su interior, el contemplarla trae un nuevo deseo: el de estar allí. La mirada desea .
 Actaeon...
and a valley


Diana
[Ezra Pound]


Tiziano: Diana y Acteón



 El baño de Diana, de Pierre Klossovski, viejo libro sobre la mirada y el deseo: Diana y Acteón ... and a valley


La mirada se posa sobre el objeto deseado y lo atrapa fotografiándolo, puedo decir ahora a Laincultadetuhermana en su comentario a esta imagen, sin título y sin palabras:



Las imágenes dicen tantas cosas
 Sí, pueden decir esto y su contrario, decir o más bien sugerir... Y también ando pensando sobre este tema, leyendo el Giro visual de De la Flor,  sobre la primacía de la imagen sobre el texto escrito en el tiempo actual, y me lleva a pensar en los  blogs con sus imágenes y palabras, pero también en las imágenes artísticas y en las publicitarias:

Qué dicen, qué quieren decir? ¿A quién se dirigen?

Realmente ¿QUÉ QUIEREN DECIR?

 y busco las palabras de Adrienne Rich en Artes de lo posible:

Cada poema real es la ruptura de un silencio que existe, y la primera pregunta que le podemos hacer a un poema es ¿Qué tipo de voz está rompiendo el silencio, y qué tipo de silencio se está rompiendo?

Si es necesario cuidar el uso del lenguaje en la vida pública -y en la privada, como nos recuerda Ana Pérez Cañamares-, es aún más necesario analizar las imágenes que consumimos, las que producimos, las que vamos llevando de un lado a otro. Dicen, dicen mucho más de lo que nuestro rápido vistazo cree que nos están diciendo.

La clave es el desmedido y superficial consumo de imágenes en el que nos encontramos, su avalancha y su mal uso.

Estos días estuve analizando dos campañas publicitarias que me llamaron mucho la atención: 
una aquí  (cielos, qué mirada tan tan tan profunda. Tanto que parece ciego: pero no, no mires al vulgo).
y esta otra  Atención al trato dado al sastre -el trabajador-. Por cierto, que se supone que esta campaña  recrea o retrata o lo que sea, el mundo de la mafia italiana -look mafioso, leí en algún blog ¿¿¿¿quéeee????--.

Debe de ser que en el mundo de la publicidad la mafia es moralmente buena, y los mafiosos hermosos seres jueguetones sin ningún peligro -pese a sus actitudes chulitas y sus miradas presuntamente amenazantes. Un mundo de hombres para hombres, aquí insinuantemente homofílico, cosa que se contradice con las costumbres de la mafia en relación con la homosexualidad.

Una mirada experta, atenta, reposada es lo que me trae el blog de restauración, patrimonio -y otros temas- Luz rasante: esa luz rasante que da nombre a su blog y definen en su encabezaiento,es la que habría que aplicar a la vida en todos sus aspectos.

Y coincide este interés, supongo que idealizado, por el pausado y analítico trabajo del restaurador, con la lectura de El Corrector de Ricardo Martínez Salmón, pues hay en esa novela una restauradora, y a este oficio se refiere así el autor:

A veces, cuando se enfrasca en un trabajo difícil, ella y sus colegas pueden pasarse ocho semanas restaurando diez centímetros cuadrados de una tela del siglo quince. Trabajan como chinos en una mina subterránea, sólo que a plena luz del día. Y visten batas blancas, como si fueran  a hacerle la autopsia no sólo a la pintura, sino al cadáver del pintor e incluso a toda una época de la historia del arte.

Y respondo también al anónimo que en esa misma entrada habló del devenir de esas ramas, hermoso comentario, al que me hubiera gustado responder y respondo ahora con esta image:

 Quiero decirle que las ramas desnudas trazarán gloriosas líneas en el aire de cristal, otra trama en la que la mirada quedará prendida.

Y respondo también a mis dos amigos J.G. Riobó y Pedro Ojeda con sus  comentarios a la entrada telón

Sí, aprecio la vida más pausada con tiempo para la reflexión, a la esperar del cambio ¿hacia dónde?

 Finalmente, me gustó mucho el poema gorda de Déborah Vukusik publicado en su blog, pero estoy vaga para analizar lo mucho que dice.