SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

sábado, 1 de enero de 2011

Giuseppe Penone: Essere fiume



Giuseppe Penone: Essere fiume
40 x 40 x 48,6 cm., 1981

Ser río, es esta obra del artista italiano Giuseppe Penone, que consta de dos piezas: una de ellas es una piedra extraída del lecho del río. La otra piedra, extraída -¿excavada?- de la montaña a cuyos pies transcurre el río, ha sido trabajado escultóricamente por Penone a imagen de la otra.

Pero no exactamente "a imagen de la otra", de la piedra sacada del río, sino reproduciendo con los procedimientos escultóricos los procesos naturales que tiene que haber sufrido la piedra del río hasta alcanzar ese estado y forma: roturas por choques con otras piedras en la corriente, abrasiones por las arenillas que lleva el río, pulimento por la acción erosiva del agua. Procesos de siglos y siglos acumulados en una piedra como cualquier otra.

Giuseppe Penone, describe de esta forma tan poética -con permiso de Alberto Santamaría- su pensamiento sobre el río y lo que en él transcurre, un pensamiento de geólogo, poeta y  artista plástico:

El choque de los peñascos entre sí durante las crecidas, el frotamiento continuo de la arena en suspensión, el movimiento incesante de las aguas en el fondo provocan el muy lento desplazamiento de los pedruscos, el lento movimiento de las rocas de tamaño medio, el curso más rápido de la grava, el flujo acelerado de la arena fina, verdadero río en el río. 
El río transporta  la montaña. El río es el vehículo de la montaña. Los golpes, los choques, las violentas mutilaciones que el río inflige a las rocas más grandes al golpearlas con piedras más pequeñas, la filtración de las aguas en brazos más finos, en las fallas, arrancan trozos de bloque. Todo sirve para bosquejar la forma -efecto de un trabajo continuo hecho de  grandes y pequeños golpes, de suaves roces de arena, de fragmentos cortantes, del frotamiento lento de grandes presiones, de choques sordos. La forma se dibuja y se vuelve cada vez más aparente. ¿No tiene el río el proyecto de revelarnos la esencia, la cualidad más pura, más secreta, la densidad extrema de cada elemento de la piedra? [...]

Es imposible suponer, es imposible trabajar la piedra de un modo diferente al que utiliza el río. El punzón, la broca, la gradina, el cincel, el abrasivo, el papel de lija, son los instrumentos propios del río.


Extraer una piedra que el río ha esculpido, ir andando hacia atrás en la historia del río, descubrir el sitio preciso de la montaña de donde ha venido la piedra, extraer de la montaña un bloque completamente nuevo es ser uno mismo río [...]. Para esculpir la piedra de verdad, hay que ser río.
[...]
Para mí todos los elementos son fluidos. Incluso la piedra es fluida: una montaña se desmorona, se convierte en arena. Solo es cuestión de tiempo. Es la corta duración de nuestra existencia la que hace que llamemos "duro" o "blando" a éste u otro material. El tiempo echa a perder estos criterios. [...]


Penone está recreando con palabras el río y su larguísimo acontecer,  la vida de la piedra y la montaña,  invisibles para nosotros, casi impensable para nosotros.

Cuestiones alejadas de nuestro pensamiento, más bien. Pero que están ahí fuera, y para Penone están en la base de su poética y su práctica artística.

Todos los textos de Penone proceden de la obra de Germano Celant,  Giuseppe Penone, (1989)
como nota Georges Didi-Huberman.
La escritura y el pensamiento de Didi-Huberman sobre esta obra de Giuseppe Penone, la escamoteo en esta entrada, para que cada cual se acerque a la lectura de su libro, mucho más amplio aunque breve -intenso- y encuentre allí las interpretaciones que están esperando.
Estos textos de Penone, están tomados en definitiva del libro -magnífico-:

Georges Didi-Huberman
Ser cráneo
Cuatro ediciones. Valladolid, 2009
Traducción: Rosario Ibañes